domingo, 17 de diciembre de 2017

UN DÍA FUI DULCE por Fátima Ricón Silva



UN DÍA FUI DULCE

Un día fui dulce,
hoy soy ácida
que no amarga.

©Fátima Ricón Silva

domingo, 3 de diciembre de 2017

LO SIENTO POR MÍ por Fátima Ricón Silva



LO SIENTO POR MÍ

Siento haber dejado de respirar cuando dejaste de quererme.
Pero lo siento por mí.

Siento haber dejado paralizado mi corazón cuando no latía en el tuyo.
Pero lo siento por mí.

Siento que sigo sintiendo tus ojos y me detesto.
Pero lo siento por mí.

Siento ser la que soy porque tú no estás.
Pero lo siento por mí.

Siento sentir y que no te sientan.
Pero lo siento por mí.

Sentir y que seas invisible es mi cadena,
sentir y molestar es tu condena.
Pero lo siento por mí.

No lo elegí, mas me ocurrió.
Pero lo siento por mí.

©Fátima Ricón SIlva

miércoles, 1 de noviembre de 2017

AGARRA EL MOMENTO por Fátima Ricón Silva


domingo, 29 de octubre de 2017

FÍSICA O QUÍMICA por Fátima Ricón Silva






FÍSICA O QUÍMICA

Cuando te hacen conciencia de que no tienes tetas, grandes tetas,

y, dicen las lenguas que dos tetas tiran más que dos carretas, 

miro mi cuerpo y 

doy gracias por tener las tetas en el cerebro y no en el pecho.

©Fátima Ricón Silva

sábado, 28 de octubre de 2017

HOY HE QUEDADO CONMIGO por Fátima Ricón Silva




HOY HE QUEDADO CONMIGO
Hoy he ido a dar una vuelta conmigo misma,
he tomado un café y me he querido mucho.
Mi propia compañía ha sido tan reconfortante
como un amanecer somnoliento.
Hemos estado en silencio, de la piel para afuera,
pero la intimidad ha sido de lo más reflexivo.
Mirando para adentro con el objetivo de fluir
y respirar la riqueza que llevo conmigo.
Hoy he quedado conmigo misma, 
una cita plena y necesaria,
un abandono del costumbrismo,
el dejar hacer a la propia libertad,
la espera interna que termina paseando por el filo de la soledad.
(C) Ftm Rcn Slv

sábado, 21 de octubre de 2017

EFÍMERA HISTORIA DE NO AMOR por Fátima Ricón Silva


EFÍMERA HISTORIA DE NO AMOR

Era tarde, de noche, hacia horas que el día se había plegado y la oscuridad había cubierto mi rostro.
Buscaba tu alma, sus esquinas, algún recoveco por el cual colarme para ver tu luz. Anhelaba una puerta que me permitiese encontrarte. Pero tu alma estaba cerrada a cal y canto.
Ninguna luz me amparaba y tuve que desistir.
Dejaría que transcurriese un poco la vida.
Algún día ese alma clausurada se abriría a algún corazón. Quizá fuera el mío.

©Fátima Ricón Silva

domingo, 24 de septiembre de 2017

MIRADAS INVISIBLES por Fátima Ricón Silva


MIRADAS INVISIBLES

Una corriente de rabia me recorre la espina dorsal,
me abate y me destroza,
me están robando sentimientos.

No tengo resquicios en mi corazón,
no,
ninguno,
vivo inquebrantable.

Y me enerva.
sentirme abatida y destrozada,
por esas miradas invisibles para otros,
que son como un resfriado traicionero,
que viene, te enferma y se va,
sin decir nada.

©Fátima Ricón Silva