martes, 25 de abril de 2017

COMO LA VIDA TE MIRE por Fátima Ricón Silva


COMO LA VIDA TE MIRE

La fuerza del corazón te empuja a donde quieras llegar.

No hay estorbo que te frene.

Y si el obstáculo es duro y complicado de sortear,
ponle actitud positiva al corazón, 
y lo que es obtuso se despeja,
lo que es doloroso muta a liviano,
la enfermedad se afronta mejor aunque duela.

El corazón sale a la superficie
y la escoria se minimiza y se diluye.
La aplastas.

Mira la vida como hay que verla,
no como la vida te mire.

©Fátima Ricón Silva


jueves, 30 de marzo de 2017

CAPRICHOS por Fátima Ricón Silva



CAPRICHOS

Me atrae la magia de una escultura que se mueve detrás de mi estela cotidiana.
Me atrae el juego de las atracciones prohibidas.
Me atraen las semanas, consecutivas, de pasatiempos ingenuos.
Me atrae pensar que me sigues con tu pensamiento.
Me atrae imaginar nuestros cuerpos frente a frente, desnudos por dentro.
Me atrae que me gustes porque te conozco bien.
Me atrae saber que nunca llegarás a mí porque vives en mí.
Me atrae reconocer que jamás me dejaré vencer.
Me atrae la indiferencia rebuscada.
Me atrae tu imagen bella y difusa.
Me atrae el disimulo de la vida.
Me atraes.
Me atrae reconocer, amor, que me atraes, me atrajiste y espero que sigas atrayéndome.

La atracción maldita que nos posee es maravillosa.

©Fátima Ricón Silva

viernes, 17 de marzo de 2017

LA BOCA LLENA DE RAZONES por Fátima Ricón Silva



LA BOCA LLENA DE RAZONES

Tengo la boca llena de razones para callar.

Tengo un aluvión de miradas que me dejan ciega.

Tengo miedos.
Tengo deseos.

Tengo verdades que oculto con mentiras.

Tengo inquietudes que no sé como apartar de mí.

Tengo tanto que parece que no tengo nada.

 Tengo los labios cerrados.

Tengo la boca llena y con la boca llena no se habla.

©Fátima Ricón Silva

domingo, 12 de marzo de 2017

HASTA LOS OVARIOS por Fátima Ricón Silva


sábado, 4 de marzo de 2017

DETENTE por Fátima Ricón Silva




DETENTE


Cuando la sonrisa llora y la palabra es muda,
cuando el cielo te cae encima y tus pies no tocan el suelo,
cuando la respiración se paraliza para escuchar no sabes qué.

Detente.

Detente, frena y para.

Sumérgete en un limbo donde la serenidad no te engañe.
Vive en él, durante unas horas o unos días.
Hasta que la sonrisa sea risa,
hasta que tus palabras sean escuchadas,
hasta que puedas tocar el cielo de felicidad
y asentar tus pies en el suelo con seguridad,
hasta recuperar el ritmo de tu vida.

Y tras ese lapsus vuelve a reemprender la ruta.

©Fátima Ricón Silva

lunes, 27 de febrero de 2017

ETÉREA PRESIÓN por Fátima Ricón Silva


ETÉREA PRESIÓN

Es la hora de valorar que lo que pesa, 
pesa hasta donde yo quiera.

Que el peso es etéreo si tengo la capacidad de neutralizarlo.

Hacerlo liviano es mi trabajo,
trabajo que es más fácil conforme voy madurando.

Es la hora de empezar a dejar detrás lo que, en verdad, no quiere venir conmigo.

Es la hora de enseñar, enseñando, 
aunque ni el maestro, ni el alumno, seamos conscientes, 
debido a la naturalidad del instante.

Es la hora de obviar para ganar felicidad.

©Fátima Ricón Silva



jueves, 23 de febrero de 2017

ME ECHO DE MENOS por Fátima Ricón Silva



ME ECHO DE MENOS

Algunas veces me sumerjo en las aguas del desasosiego,
nerviosa, perdida, fuera de lugar, necesitada, enfadada,
desmoralizada y harta.

Me echo de menos a mí misma
y debo prestarme atención,
y recordar de donde vengo y adonde voy,
me necesito.

Algunas veces me olvido de mí.

Algunas veces.

Afortunadamente me recupero y me retomo,
me reencuentro y me refuerzo,
me reconozco y me quiero.

Las luces destellan mi ánimo y sigo el camino.

Pero..., algunas veces.... .

©Fátima Ricón Silva