viernes, 25 de diciembre de 2015

PREGUNTAS Y RESPUESTAS por Fátima Ricón Silva


PREGUNTAS Y RESPUESTAS

-¿Te amas? -Me preguntó intrigado.

Titubeé, misteriosa:
 "¿Por qué pregunta si me amo?
¿Acaso me ve como una mujer que se mal quiere?"

Transcurrieron unos segundos y contesté:

-Me amo, desde que me miré a los ojos y me gustó lo que se reflejó desde mi interior;
desde cuando sonreí y sentí mariposas en el estómago porque estoy viva; desde que supe que era yo, por mi misma, la única culpable de mi felicidad; desde que abrí las puertas a mi libertad; desde que me acosté sola y me encontré acariciada por aquella exquisita soledad; desde que supe sortear las piedras del camino con más o menos fortuna; desde que mis luchas internas encajaron como un  puzzle; desde que aprendí a limar las aristas de mi carácter, sin frenos. Sí, me amo. ¿Lo dudas?

-No, no lo dudo. Lo deseo.

©Fátima Ricón Silva




viernes, 11 de diciembre de 2015

COLGADOS por Fátima Ricón Silva


LO QUE SOMOS por Fátima Ricón Silva


LO QUE SOMOS

lunes, 7 de diciembre de 2015

LOVE LIBROS por Fátima Ricón Silva


LOVE LIBROS

Siempre he creído que adoro los libros, sus historias, relatos, definiciones, imágenes, poemas, ensayos, etc.; de temáticas tan variadas como los de cocina, de arquitectura, jurídicos, moda, biográficos, históricos, ...., en fin, cualquier materia me puede interesar, enseñar, motivar, alegrar, entristecer, emocionar, hacer reflexionar, investigar, ...., en fin, tantas y tantas posibilidades.

Pero la creencia de que amo los libros va turbándose porque voy descubriendo que son ellos los que me aman a mí. Me miran desde los estantes de las bibliotecas, desde los anaqueles de las librerías, desde las repisas de las casas de mis amigos, desde las mochilas de mentes lectoras, desde los brazos de paseantes ilustrados.
Y si me observan, ¿por algo será?

 Me hacen guiños para que los tome en mis manos y los engulla como alma en pena desde su principio a fin. 
Y si me hacen ojitos, ¿por algo será?

Me invitan a que les acaricie el lomo, meditabunda, mientras valoro que maravilla estará oculta en el interior de su panza cuya ingestión de letras lo hace misterioso y apetecible.
Y si me invitan, ¿por algo será?

Y me aman tanto que un día trágico y mágico de otoño, me empujaron a escribirlos, a crearlos, a disfrutarlos para embaucarme a mí misma y a otros.
Y terminé siendo una escritora loca y enloquecida.

©Fátima Ricón Silva

domingo, 29 de noviembre de 2015

LLEGÓ ÉL por Fátima Ricón Silva



LLEGÓ ÉL

Y una tarde ventosa llegó él,
y pude olvidar el ayer,
que pereció sacudido por el aire,
y volver a soñar con el mañana,
que revivió sacudido por el aire.

Y ahora me dejo mecer 
por una brisa increíble,
por un descanso en el camino,
por un olvido necesario,
por un reencuentro con mi destino.

©Fátima Ricón Silva

viernes, 27 de noviembre de 2015

GOTAS DE PECADO por Fátima Ricón Silva








GOTAS DE PECADO


Y caí,
me fui directa hasta el pecado.

¿Pecado?
¿Amar es un acto defectuoso o excesivo?
¿Pensar en ti, amor, es acaso una falta?
¿Decir amor significa perderme en el camino?

No, no y no.

Quizá el acto, el pensamiento y la palabra son pecados
si me dejo caer en otros brazos,
en los besos de otro,
en los sentidos de otro, pensando en ti.

Sí, sí y sí,

Pero los pecados de amor
son los pecados de la vida,
indulgentes, generosos, disculpados.
Son pecados que te sacan del infierno.



©Fátima Ricón Silva

lunes, 23 de noviembre de 2015

EL CORAZÓN EN UN PUÑO por Fátima Ricón Silva


EL CORAZÓN EN UN PUÑO

Si aspiro tu sonrisa,
revienta mi pecho,
en un mar de purpurina
que brilla desde muy adentro.

Reflexiono meditabunda
con tu corazón en mi mano,
decidiendo si te amo
o te sigo ignorando.

Difíciles disertaciones
las que implican al corazón,
y me dejo llevar,
como siempre,
con el corazón en un puño
ya que en la pasión hay que ser valiente,
o ¿hay qué ser cobarde?

©Fátima Ricón Silva



viernes, 30 de octubre de 2015

TE QUIERO PORQUE QUIERO QUERER por Fátima Ricón Silva


TE QUIERO PORQUE QUIERO QUERER


Y decidí quedarme en tus ojos porque me daban cordura;
me apeé en la comisura de tus labios porque me daban suspiros;
me guarecí en tus besos encendidos porque me daban amor;
me quedé con tu alma serena, me quedé, encontrada, en tu amor.

Yo decidí, me apeé, me guarecí, me quedé.

Y te brindé mis ojos porque iluminaban tu sentido;
Y recorriste la comisura de mis labios porque suspiraban por ti;
te recogiste en mis sedosas caricias porque te daban amor;
te quedaste en mi espíritu plácido porque hallaste el amor.

Tú decidiste, recorriste,  te recogiste, te quedaste.

©Fátima Ricón Silva






viernes, 23 de octubre de 2015

POR TI por Fátima Ricón Silva



POR TI

NAVEGUÉ POR LOS SUEÑOS AJENOS,
Y NAUFRAGUÉ EN LOS PROPIOS,
AHOGADA EN MIS ILUSIONES,
POR AFLORAR LAS DE OTROS. 

©Fátima Ricón Silva

miércoles, 21 de octubre de 2015

LABIOS por Fátima Ricón Silva


 LABIOS


Ofrezco unos labios para besar corazones necesitados,
unos labios muy educados que saben estar...., 
labios silenciosos o indiscretos,
unos labios dulces para revolucionar sentimientos ácidos.

Ofrezco unos labios rellenos de mermelada de sonrisas,
unos labios confiados y solidarios,
unos labios de poesía y pasión,
unos labios cubiertos de verdad para mitigar la mentira.

Ofrezco unos labios libres que te inciten a no huir,
unos labios helados para congelar el exceso,
unos labios ardientes para avivar la confianza,
unos labios leporinos para fomentar la igualdad.

Ofrezco unos labios que necesitan de otros labios,
unos labios locuelos, que no estúpidos,
unos labios que creen en los demás,
unos labios que eludan la soledad.

Ofrezco unos labios que hacen volar tan solo rozarlos,
o mirarlos,
o desearlos.
Ofrezco mis labios. No son unos labios cualquiera.

©Fátima Ricón Silva













viernes, 16 de octubre de 2015

APRENDIENDO DE LA VIDA por Fátima Ricón Silva


APRENDIENDO DE LA VIDA

ME OCUPARÉ DE CONOCER A TODO TIPO DE PERSONAS.
LAS PERSONAS BUENAS ME REGALARÁN FELICIDAD;
LAS PERSONAS MALAS ME DARÁN LECCIONES;
Y LAS PERSONAS MARAVILLOSAS ME OTORGARÁN BELLOS RECUERDOS.

APRENDIENDO DE LA VIDA.

©Fátima Ricón Silva

jueves, 8 de octubre de 2015

GOTAS por Fátima Ricón Silva


GOTAS

Gotas del tiempo futuro,
nostalgia de lo desconocido,
incertidumbres que llegan a tiempo,
para que ahoguen el destiempo.


El pelo anudado con el rocío de tu boca,
la espalda sigilosa esperando una caricia,
las manos engarzadas cerca del corazón
y, toda yo para ti.



Gotas del tiempo incierto,
recuerdos inverosímiles,
dudas razonables
para descubrir lo súbito.


El cabello rezumando pasión,
la espalda erizada,
las manos encadenadas,
y toda yo para ti amor.


Resbalando las gotas tras el cristal,
escondida sin ocultarme,
y dejándome embrujar por su cadencia endiablada,
hasta el infinito, hasta dónde tú estás, hasta tu amor.



©Fátima Ricón Silva

martes, 29 de septiembre de 2015

PENSÉ LO QUE DECÍA por Fátima Ricón Silva


PENSÉ LO QUE DECÍA

Y lanzaste las frases al aire,
desencadenando una historia cruel,
una leyenda trágica de ideas, volando, perdidas,
que se desplomaron sobre mi corazón.

Y te despreocupabas de la hecatombe creada,
"-no pensaba lo que decía, argüías-",
escupiendo fuego ardiente por esa boca, 
disfrazado de ingenuidad,
pero el daño estaba consolidado.

Y dejabas revolotear los malos gestos,
 que se posaban en mi tristeza,
aniquilando los restos del naufragio sentimental,
y un día dije:
BASTA.

Y te olvidé bajo las gotas de una lluvia
que me arrebataron las ganas de amarte,
y me acarrearon deseos de olvidarte,
y me devolvieron el rocío de la libertad.

"-No pensaba lo que decía-".

Yo SÍ pensé lo que decía,
y dije lo que pensaba,
 y me rescaté como mujer.


©Fátima Ricón Silva

sábado, 26 de septiembre de 2015

PREMIOS por Fátima Ricón Silva




PREMIOS


El plus de una sonrisa.
Un premio: que la nieve sea cálida.
Una recompensa por las muestras de lo que sabes hacer.


Un galardón a la labor no remunerada,
una gratificación por la capacidad de auto nutrición,
sin codicia de las energías ajenas.

 Una retribución al sentir que aportas a los demás,
con sensibilidad, empatía, creciendo pausada y sólida;
revalidar que esa participación
me rebota de lleno. Afortunada soy.

Una satisfacción y agradecimiento 
a todos los que valoráis mi humilde quehacer.


Ofrezco mis pies para bailar.
Mis versos y escritos para soñar.
Una porción de mi mundo,
ahora íntimo más tarde superfluo.

Se cede ilusión para impulsarte hasta donde quieras,
susurrando pasos firmes y confiados,
escuchando  rumores de una estela de actos y hechos,
un rastro de luces,
vestigio de que eres y existes,
indicios de que somos y existimos.

Premios de la vida.
Simples y plenos.
Inesperados.
Tesoros.

 ©Fátima Ricón Silva

jueves, 24 de septiembre de 2015

DE REPENTE ME ENCONTRASTE por Fátima Ricón Silva


 DE REPENTE ME ENCONTRASTE

¡Manos arriba! ¡Esto es un atraco!
Así quería sentirme en el amor.
Quería ser abordada por un huracán de pasión
que me enloqueciese súbitamente.

Pero esa ventolera de sentimientos,
llegaba para confundirme,
y no terminaba de encontrarme.

Y estabas a mí lado,
desde tiempos inmemoriales,
cuando vestías pantalón corto y calcetines
y yo tocaba mis largas trenzas tímidas.

Pero yo no te veía como un ciclón de deseos,
eras mi amigo, mi hermano, importante;
hasta que me encontraste por fin,
y llegaste al centro de mi sinrazón,
y te quedaste de la forma más tonta.

¿Una mirada? ¿O fue aquella primera caricia?
¡No, no, fue cuando me sonreíste y rompí a amar!
¿O fue cuando te vi con aquella morena?
Sí, recuerda, la que te iba a esperar a la salida del trabajo.
¿O quizá fue todo eso y mucho más?

Siempre estuvimos juntos
y ahora somos dos en uno, compañeros,
con nuestra habitación privada,
con un salón en común.

De repente me encontraste,
de repente te encontré,
de repente nos encontramos,
de repente nos amamos.

©Fátima Ricón Silva

domingo, 13 de septiembre de 2015

IMPOSIBLE por Fátima Ricón Silva


IMPOSIBLE


Desperté rota y entumecida, la boca seca, el cuerpo rígido y el corazón de luto.
Él había desaparecido de mi vida.
Sus huellas rastreaban otros caminos. La distancia era su única tabla de salvación.

   ¨No te quiero del modo que quisiera quererte. Te quiero como el desierto al agua, te quiero vivir entre mis labios, te quiero anidando en mi corazón -me dijo suave y quedo¨.

 En silencio le vi partir.
Yo era agua en otro desierto, yo vivía el cariño de mi gran amor, en mi corazón anidaba una pasión consolidada.


Desperté con el calvario de un amigo que deseaba más.
Desperté con la sensación de pérdida.
Desperté al lado de un imposible.
Desperté feliz a pesar del vacío.

©Fátima Ricón Silva

jueves, 10 de septiembre de 2015

DESNUDA por Fátima Ricón SILVA



DESNUDA


La letra de mi cuerpo os muestra mi yo,
del modo más claro y abierto.

Las fibras de mis músculos
llevan impresa mi vida,
en suaves canciones que ondulan mi cuerpo.

No me lleves lejos tinta delatora,
no quiero llegar lejos,
quiero acercarme a los corazones 
de los que quieren ver.

Busco que mis palabras francas y espontáneas
se estampen en los rostros de sorpresa
de los que se aventuran a destapar
la letra de mi desnudez.
Mi desnudo vestido de sinceridad.

Me descubro ante vosotros.

©Fátima Ricón Silva




martes, 8 de septiembre de 2015

SOÑANDO DORMIDA, SOÑANDO DESPIERTA por Fátima Ricón Silva





SOÑANDO DORMIDA, SOÑANDO DESPIERTA

¡Oh! Permanecer soñando para siempre.
Insidiosa conspiración.
Soñar a perpetuidad es como saltar al limbo
y pulular por el universo
sin saber cuando llegarás al destino.

Terminas anhelando que los sueños se volatilicen.
Y ansias regresar a la realidad, cruda o no,
pero verídica y auténtica.
Pellizcos de verdad imprescindibles
para seguir con las raíces asentadas.


Imaginar, 
soñar dormida,
soñar despierta,
dormida o despierta,
lo importante es soñar,
pero a ratos.

Como si de una subasta de utopias se tratara,
ofrecidas al mejor postor,
sueño a la una..., sueño a las dos...,
adjudicado a la señorita rubia de la segunda fila,
y compro una quimera,
despierta o dormida.

Es hermoso soñar a sorbos.
Relamerse con la sonrisa puesta
tras sentir que tus aspiraciones
pueden ser cumplidas
aunque sólo sean soñadas.

©Fátima Ricón Silva



sábado, 5 de septiembre de 2015

ENSUEÑOS CON EL PEQUEÑO PRÍNCIPE por Fátima Ricón Silva

ENSUEÑOS CON EL PEQUEÑO PRÍNCIPE


Alzada en elevados tacones
para llegar a asir los sueños,
la libertad del ser, la sencillez de la dificultad,
el amor puro y simple,
las efímeras aventuras de una rosa y sus espinas.

Esos elevados tacones,
anudados por el lazo verde esperanza,
que recoge los astros y planetas
que me hacen sentir viva.

Esos pasos firmes que me imprimen dignidad como mujer,
seguridad en mis actos,
fuerza en mi voz,
alcance en mis palabras,
transigencia en los ideales ajenos.

Zancadas de ilusión que me llevan lejos, muy lejos.
Tan lejos como una misma se deje llevar.
Tan lejos, que la palabra cerca pierde sentido
porque me permite crecer sin sentirlo apenas.

Naturalmente.

Amando los momentos sencillos,
convirtiéndose en sublimes instantes
que hacen que me reconozca y me valore,
y me muestre tal cual soy.

Un pequeño príncipe.

©Fátima Ricón Silva



lunes, 31 de agosto de 2015

SRI LANKA IMÁGENES 2015

los monos pueblan los templos

estupa, morada de los budas

la fe en todas las esquinas


Sigiriya, la roca sagrada.

frescos

el beso zingalés, todos los días del mes, jajajajaj


trenes masificados 

una amante del té, entre las plantas del té de Ceylan

sábado, 29 de agosto de 2015

LA FRAGILIDAD DE LA FALSA DULZURA por Fátima Ricón Silva


LA FRAGILIDAD DE LA FALSA DULZURA


Primero vinieron las palabras molestas,
alusiones vespertinas a mi imagen,
retazos de humillaciones
que dolían, pero las obviaba
por puro desconcierto.

Luego un dulce beso me hacía no recordar.

Después fue acechando con insultos malolientes,
celos absurdos y descontrolados,
mentiras que él pensaba realidades,
lunas que eran soles y ríos que eran mares.

Y dolían pero luego un dulce beso,
un falso beso de frágil arrepentimiento
para tenerme atrapada entre sus brazos controladores,
detenía aquel dolor momentáneamente.


El tono hiriente, gritón, autoritario
se convirtió en el discurso diario,
y yo perdida en tal desastre,
indagando en mí misma
si era la culpable,
de provocar en ese hombre 
aquellas barbaridades.

Y cuando venía el beso,
una acidez amarga me llegaba al gaznate,
provocando una arcada
en mi corazón.

Y aquel beso presuntamente dulce no quitaba el dolor.

Y llegó el día que aquel muro de caramelo
se estampó contra mi rostro,
acompañado ese estampido con una bofetada,
que hizo que perdiera el sentir
y que recuperase el sentido.

Y no huí,
denuncié y pagó con el mayor de los castigos,
con la más dura sentencia:
me perdiste, aunque nunca fui tuya,
te amé pero siempre fui yo, mía.

Quise ser tu compañera,
pero tú no quisiste compañía,
no escuchaste mi voz, sólo oías la tuya,
y ahora la soledad será tu camarada,
porque el que no aprendió a respetar,
nunca sabrá lo que es la vida.



©Fátima Ricón Silva




martes, 21 de julio de 2015

REFLEXIÓN LOCA por Fátima Ricón Silva



REFLEXIÓN LOCA



Oculté la locura bajo una piedra
al amparo de las miradas saqueadoras.
Porque la locura ajena es un bien muy preciado
para las necias lenguas.

Sin embargo mi locura crecía,
y germinó en una hierba loca y viajera
que albergaba una mariposa imprudente
que me buscaba atormentada
para liberarme.

La locura no desaparece nunca,
la locura de amor,
la que hace que te comas la vida
y la que evita que la vida te coma a ti.

Llámame loca.
¡Ja!

©Fátima Ricón Silva


domingo, 12 de julio de 2015

SENTIR ES DE VALIENTES por Fátima Ricón Silva


SENTIR ES DE VALIENTES

Disculpa mi osadía.

Hoy he vuelto a pensar en ti.

Dijiste que te olvidase.

Para siempre.

Y......., fíjate, 

se me olvidó olvidarte

y tu amor extinto regresó.

Fue sin querer, un simple olvido.

Vuelvo a pedirte excusas.

¿Sabes? soy valiente y siento.

©Fátima Ricón Silva
(FtmRcnSlv)

sábado, 27 de junio de 2015

REFORMAS por Fátima Ricón Silva



REFORMAS


Después de escuchar la respuesta del amor
cerré las puertas de este corazón a cal y canto,
con intenciones de cierre definitivo.

Introduje mi corazón en el estómago
para digerir el pasado con cierta ligereza.
Buen remedio éste.

El tiempo es el médico que todo lo cura,
sana el desamor, la pérdida, el rencor,
la desazón, la tristeza, los desencuentros.

Pasó el tiempo.
Sentía que esta distancia entre nuestras almas
había sido fructífera.
Dulce alejamiento que planteó nuevamente cuestiones:
¿la distancia significa  olvido?
¿significa  añoranza?

Cada cual que tome su respuesta, 
que tome su camino,
 te equivoques o no,
repara y avanza.

©Fátima Ricón Silva(Ftm Rcn Slv)








viernes, 19 de junio de 2015

LA PROMESA por Fátima Ricón Silva



LA PROMESA

Supe que eran tus labios los que quería besar
cuando la luz de tus ojos me deslumbró;

Supe que eran tus ojos los que quería mirar
cuando el brillo de tu mirada me cegó.

Supe que era tu corazón el que quería amar
cuando el mío se desbocó.

Supe que tenía que comprender
que eras la estrella más valiosa de mi universo,
y supe que tu calor me perseguiría 
por los dominios de mi entendimiento.

Y porque supe y sé, amo.
No dejé escapar la caricia estelar de tu ser.
Me atrapaste entre tus garras vibrantes.

Y porque supe, prometí amarte.

©Fátima Ricón Silva






domingo, 7 de junio de 2015

HUMO por Fátima Ricón Silva





HUMO


Un trozo de mi corazón partió,

el resto de mi corazón está sereno,

mi corazón entero ama.

No duele, libera, 

recompone mi ser,

la leve espera.


Humo nacido del calor de un gran amor.


©Fátima Ricón Silva
Ftm Rcn Slv

viernes, 29 de mayo de 2015

DULCE por Fátima Ricón Silva




DULCE


DULCE SED DE BEBERTE
Y SENTIR TU CAMINO POR DENTRO,
CUANDO ARRIBAS A MI CORAZÓN 
POR LAS COORDENADAS DE MIS EMOCIONES.

DULCE SUEÑO DE BEBERTE
PORQUE SOÑARTE ES QUERERTE
Y QUERERTE ES AMARTE
POR ENCIMA DE LA VIDA Y DE LA MUERTE.

DULCE AMOR 
AMOR DULCE
QUE ME ALIVIAS LA EXISTENCIA
DESDE AQUÉL DÍA, DULCE CARAMELO.

©Fátima Ricón silva(Ftm Rcn Slv)

miércoles, 20 de mayo de 2015

LAS COSAS DE RACHEL - CONMIGO NO TE VA A FALTAR AMOR Y SI TE FALTA LO HACEMOS por Fátima Ricón Silva






CONMIGO NO TE VA A FALTAR AMOR Y SI TE FALTA LO HACEMOS

Hoy tenía el día tonto. Como muchos días. 
Andaba dando vueltas por Babia, era mi destino actual.

Me abstraje observando el jardín interior situado en aquél centro comercial. Exuberantes troncos de Brasil plagaban sus esquinas. Asemejaban a flores gigantes, el tallo nudoso, retorcido en los extremos, las hojas como si fueran pétalos lánguidos y brillantes. 
Me gustan las flores verdes, esmeraldas, luminosas y henchidas de esperanza.
Son difíciles de encontrar. Incluso algunos dicen que no existen las flores verdes, pero yo confirmo que sí, las he visto. Son como los hombres ideales, raros y escasos, ja, ja, ja, ahora algunos se pondrán a la defensiva y me cuestionarán: ¿y las mujeres ideales? 
Respuesta de Rachel: a priori todas somos ideales ¿o no?
Existen los hombres de ensueño obviamente, ......mmmmmm.... , ¿dónde? jajajaja.

Y entonces discutí conmigo misma: "si buscas un hombre que te escuche, que atienda tus sugerencias, que te entienda, .... búscate un taxi, el taxista cordialmente cumplirá con esas características, post abono del trayecto ¡claro!

Loca, loca, loca. Te permito que me llames loca porque de vez en cuando me gusta hacer y decir locuras, pero estúpida NO, porque realmente puedo pensar en matarte, je,je,je.

El amor es un veneno, y si es un veneno ¿por qué me lo tomo? Es que debe haber cosas dentro de mí que deben ser asesinadas y lo utilizo como antídoto.

Lo dicho, conmigo no te faltará amor, y más si consigues que vea las flores de color verde.

Tras leer esto, llámame loca.
¡Loca y encantada!

©Fátima Ricón Silva- Ftm Rcn Slv




viernes, 15 de mayo de 2015

EN CLAVE DE MI, EN CLAVE DE FA por Fátima Ricón Silva


EN CLAVE DE MI, EN CLAVE DE FA


.......... que tu música no sea en clave de re, ni en clave de sol,
tampoco en clave de la,
que tu melodía la escuches en clave de MI,
en clave de FA;
que la canción de tus sentimientos
la escriban los míos y yo dance ante tu corazón 
con la cadencia del tiempo;
y, tú y yo, protagonicemos el musical de nuestras vidas,
con pasión y encuentros,
 espacios llenos de abrazos y sensibilidad.......

©Fátima Ricón Silva

domingo, 10 de mayo de 2015

LOS RUGIDOS DEL CORAZÓN por Fátima Ricón Silva


LOS RUGIDOS DEL CORAZÓN

Si tu corazón sonríe, tu cerebro salta de alegría.
Alimenta el corazón y te funcionará la cabeza.
Sentidos y racionalidad. Los unos sin la otra no son nadie, nos son nada.
La serenidad del equilibrio es el objetivo.

©Fátima Ricón Silva 

miércoles, 6 de mayo de 2015

LAS COSAS DE RACHEL - RACHEL SE SIENTE INFELIZ (S.O.S), por Fátima Ricón Silva




RACHEL SE SIENTE INFELIZ (S.O.S.)


No sé por donde empezar.
Regentar una cuqui-pasteleria implica en muchas ocasiones ser la "escuchante" de personas que no tienen con quien compartir su vida y sus cosas.

Una tarde entró en la cuqui-pasteleria una mujer. Muy delgada, muy triste, muy borracha. Me pidió un whisky. Ya sabéis que no vendo ese tipo de alcohol en mi negocio pero en la trastienda tengo algunas botellas para elaborar mis cupcakes etílicos.
En lugar de enviarle al bar de enfrente o intentar convencerla de que tomase un chocolate suizo, me adentré en el obrador y cogí una botella del mejor whisky y le serví una copa.
  
    -Yo invito -le dije.

   -Gracias -me contestó-, hoy es mi cumpleaños y es el único detalle que alguien ha tenido conmigo. Hace años que nadie se interesa por mi cumpleaños.

Y unas lágrimas lentas y pesadas se derramaron por su rostro.

La miré con cierta lástima. Esos ojos castaños perdidos entre los vapores del alcohol, los mocos colgando de puro pedo etílico, la coleta recogida tras la nuca toda despeluchada, la pechera de su camiseta llena de lamparones, en fin un primor de imagen. Pero lo que es realmente serio, un desecho de ánimo, desmadejada y derrumbada. Una mujer en ruinas.
No puedo concretar ningún motivo por el que me tomé el trabajo de animarla y entregarle parte de mi propia energía. Una batalla difícil cuando tratas de animar a una persona que lleva en su cuerpo un litro y medio de whisky y años de desilusiones.
Sin embargo hablamos, hablé yo, habló ella, conversamos y sobre todo ella se explayó acerca de su vida, todo ello propiciado por la alta ingesta del alcohol.

Mariana, es su nombre. Divorciada desde hacía unos años. Madre de dos hijos varones mayores de edad. Dueña de dos perras, Lucía sarnosa y muy mayor y Mery una setter gris. Sus únicos alicientes para levantarse de la cama cada día.
Me contaba acerca del desapego de sus hijos, desnaturalizados y egoístas, del interés materno que les movía que era puramente material; de las putadas de su ex-marido, un guaperas hijo puta que le hacía la vida imposible y al que aún amaba; de su soledad; de las penurias económicas. Era hija única, su padre falleció cuando tenía siete años y su madre hacía apenas seis años que había muerto.

Cuando iba a cerrar la cuqui-pasteleria le convidé a que se fuera con una sonrisa. Debía regresar a su casa. Ella remoloneaba. No quería retornar a su vivienda desnuda de amor y vida. Entonces, salí del mostrador y asiéndola de un brazo la acompañé hasta la puerta y le di un abrazo y dos besos llenos de comprensión y amor.
Ella se echó a llorar emocionada. Y me contó que hacía mucho tiempo que nadie le besaba y le abrazaba.

Se fue.

Tres días después regresó. Traía un pequeño presente. Un colgante artesano, pobremente trabajado, de barro que ella misma había realizado para mí. Me llegó al corazón. 

Venía sobria y hablamos mucho. Su vida ha sido muy interesante, rodeada de personajes del entorno a los que ella promocionó con su trabajo a través de pequeña empresa que llevaba con su ex-marido hasta que todo se fue al traste.

Pidió un whisky y se lo serví. Luego otro y otro y otro. Y se los serví. Hasta que agoté mi propia energía y la invité a que se marchara a su casa. Obediente se fue.

Y vino otros días, a lo largo de estas semanas y meses. Y me mostró más detalles de su vida, sórdidos, funestos y lamentables.

Era una mujer que lo había tenido todo y que ahora confirmaba las ausencias y carencias de su existir.  

Sus hijos la repudiaban, le faltaban el respeto, la ignoraban, se avergonzaban de ella. Sin trabajo. Sobreviviendo de la pensión conyugal. Propietaria de inmuebles a los cuales no les sacaba rendimientos por su bondad innata, que aquí no voy a exponer. Y Mariana se refugió en el alcohol y la marihuana para escapar de esas miserias vitales. ¡Ah, qué terrible error!

Y no podía arrastrar más este aterrador lastre: la soledad, el aislamiento, el abandono, el olvido y la indiferencia de sus hijos, únicamente rota para obtener de ella lucro y provecho de cualquier tipo.

Y pasaron los meses y yo sabía más de su vida que ella misma.

Y llegó un momento que dejó de venir a mi cuqui-pasteleria.

Y se inició una fase en la cual comenzó a telefonearme todos los días. Unos días ebria, otros sobria  pero siempre llorosa y desesperada. Y en sus disertaciones liberadoras comentaba:

   -No te parece singular que mi única amiga es la vendedora de cupcakes de una pastelería, eres la única persona que se preocupa de mí, que me escucha y me da consejos. Que me dice que mande a la mierda a mis hijos y a mi ex. ¡Ni que fuera tan fácil! ¡Cómo tú no tienes hijos!, por eso hablas con esa ligereza. La que me quiere hacer entender que el vínculo materno-filial se mantiene sólo por mi parte y no por la de ellos. La que me regaló un libro. La que me abraza y me besa. La que me concede su tiempo. La que me dice que saque los fantasmas que me tienen paralizada y no me dejan ser yo misma.

Y luego me pedía perdón por molestarme. Por llamarme a horas intempestivas por teléfono. Por aguantar la frecuencia de sus comunicaciones. Y lloraba. Y se avergonzaba de su llanto por compartirlo conmigo. Y se enclaustraba en su hogar, parapetada tras sus perras y su soledad.

Hace tiempo que no la veo.

Y yo no se qué puedo hacer por ella. Tampoco me siento con la potestad suficiente para acudir a las instituciones para que la protejan. No lo sé.
Sigue inmersa en esa inmensa pesadumbre, postrada en el decaimiento mas riguroso, empeorado por sus adicciones.
Y yo ejerciendo de animadora psicológica. Papel complicado cuándo una sólo tiene los recursos de la comprensión y el apoyo personal pero carece de cualquier otro.

Rachel os pide ayuda. S.O.S.
¿Qué puedo hacer por ayudarla?
Gracias.

©Fátima Ricón Silva.






viernes, 1 de mayo de 2015

LAS COSAS DE RACHEL - MEAR FUERA DEL BAÑO NO TIENE PORQUE HACER DAÑO por Fátima Ricón Silva






LAS COSAS DE RACHEL:
MEAR FUERA DEL BAÑO NO TIENE PORQUE HACER DAÑO




Con mis ansias de caminar me he perdido por la ciudad.
Con mis ansias de salir de la cuqui-pasteleria he olvidado el bolso.
Con mis ansias de perderme he caminado más de dos horas.
Con mis ansias de relajarme no tengo ni documentación, ni dinero.
Un dulce caramelo de miel y romero es mi única posesión que ha aparecido en un bolsillo de mi estilosa gabardina azul cielo despejado, junto con mi móvil.

Camino errática por un barrio residencial cuajado de pequeños jardines exquisitamente cuidados y parques infantiles. Las casas son de reciente construcción. A estas horas no hay mucha gente por las calles. Intento disfrutar de las hermosas flores que inundan esos coquetos paraísos florales.
Se me ocurre que podría sembrar y plantar en una gran jardinera blanca un pequeño jardín y ponerlo dentro de la cuqui-pastelería. Tengo un barreño antiguo al que podría dar uso de macetero. Estratégicamente colocado en el esqueleto de un carrito de niños estilo inglés que recogí en la basura hace unos meses, pintado de rosa pastel sería un clásico ideal. Al lado del gran ventanal que tiene mi cuqui-pasteleria.

Hallándome en estos menesteres, mi cuerpo me anuncia que debo orinar. Un pinchazo en el vientre me dice que hay que descargar el depósito. Es que soy un pelín incontinente psicológica. En cuanto tengo ganas, mi mente imagina que se escapa el pis aunque ello no es así. Es una jugarreta psicológica de mi cerebro para que vaya inmediatamente al baño. En el colegio aguanté muchas horas y he aquí las consecuencias.

La urgencia es brutal. Miro a mi diestra y a mi siniestra, buscando un bar o algún comercio para pedir permiso para orinar puesto que no tengo ni un euro para consumir nada.
No hay local de ningún tipo.
Únicamente jardines y más jardines. Entradas a portales y similares.

Vuelvo a mirar a todas partes. No veo a nadie.
Entonces decido mear al amparo de unos setos que cobijarán mi acción de primera necesidad.

Mirando de soslayo en todas las direcciones y dando saltitos con la intención de hacer el menos ruido posible, como una jilipollas redomada, me acerco a una zona que me ocultará bastante bien.
Alzo mi gabardina y la recoloco por encima de mi cintura, me desato el cinturón y bajo mis jeans y mis braguitas al mismo tiempo y un surtidor de dorado líquido brota alegre.

Durante el acto vigilo y relajada observo que nadie pulula por ahí.
Inconscientemente desvío mi mirada hacia arriba y la meada se me queda helada, yo quedo paralizada, no me puedo mover. Hay un pavo que me está grabando con el móvil desde la ventana de su casa.
¡¡¡Me va a dar una taquicardia....!!!
Reacciono y con las prisas de los nervios decido taparme la cara con el pañuelo de mi cuello. 
"Filmará mi culo pero no mi cara, pienso fastidiada".
Inmediatamente mi incorporo y subo mi ropa interior y el pantalón de un fuerte tirón.
Me cubro la cara con más recato y retadora miro hacia la ventana y le pego un corte de mangas y gritándole le digo:

   -¡¡¡¡Serás cabrón!!!!

Y salgo pitando como una delincuente.

Mañana estoy flotando por las redes sociales, mi trasero será top trendy. ¡Vaya putada!

Desvergonzada pienso:

     "Mear fuera del baño no hace daño....., a no ser que te graben..., jajajaja".

Esto me pasa por ser una locuela sin prejuicios urinarios.

©Fátima Ricón Silva


martes, 28 de abril de 2015

LAS COSAS DE RACHEL- EXCITAR ANTES DE USAR por Fátima Ricón Silva





EXCITAR ANTES DE USAR


Hoy no puedo conmigo misma, no me soporto, ni mirar mi imagen en el espejo puedo porque me devuelve una bruja que perdió su escoba y no sabe dónde. Una bruja hambrienta, muy hambrienta después de lo de anoche. 

He cogido la puerta de mi cuqui-pastelería rosa y me he ido a dar un garbeo por las aceras de la ciudad. Sin rumbo fijo, hacia dónde las hormonas me guíen. Detrás de otros pasos que tenían un paradero desconocido. Tengo que relajar, relajar.... .
Y con tristeza, ¡una tristeza! ¡Una congoja que me nubla la vista!

¿Motivo? 

mmmmmmmmmmm...mmmmmmmmmm...mmmmmm.

Incendio encabritado y persistente.

Ayer invité a un nuevo amigo a casa. 
Le preparé una cena impresionante. Le medio emborraché, ¡qué coño! Le tuve como una marioneta a mi merced.

¡NADA!

Exclusivamente le invité con el objetivo de tener una lujuriosa y extravagante noche de pasión y sexo. Pretensión sencilla y grata a priori.

Mantuve durante la velada una postura muy putona, contoneándome como una gallina antes de poner un huevo, con la nítida intención de excitar antes de usar.
Tras la cena, con la colaboración de una fresa cubierta de chocolate rodeé la mesa y me senté a horcajadas sobre sus rodillas. Me puse la fresa en la boca y provocadora se la ofrecí. Él se puso tenso. Pero se acercó y entreabrió la boca dándole un pequeño mordisco. En ese mismo instante busqué su entrepierna y apenas le toqué con una ligera presión pegó un brinco, levantándose y tirándome al suelo, y poniéndose a llorar.
Sí, a llorar como un chiquillo.
Yo desde el suelo le miraba estupefacta.
Se agarró los huevos con mucha delicadeza, palpándose el miembro como para comprobar que no se lo hubiese arrancado de cuajo.

Yo continuaba atónita. Si apenas le había rozado.

Él, patético, sollozaba con cara de dolor.

Y gimiendo gritó:

    -¡TAN SÓLO HACE UNA SEMANA QUE ME HAN INTERVENIDO DE FIMOSIS!¡QUÉ DOLOR! ¡BRUTA!

   -Eso se avisa, atontado, ¿creías que íbamos a jugar al Monopoly?


Lección: cuándo cite a un amigo no muy conocido, (pero que esté muy bueno), preguntar sobre el estado de salud antes de excitar para usar. Mejor dicho antes de invitar a cenar.

Y el no consumar me ha dejado estresada, ni tan siquiera pude jugar con Paquito, (mi consolador), por desórdenes coyunturales internos. Los nervios me provocaron tal falta de concentración que ni lo intenté.
Y hoy estoy que muerdo, que muerdo...... , probaremos el paseo a trote ligero y después volveré a trabajar, y crearé unos cuqui-penes "apaga fuegos" para mujeres que no puedan consumar.

Esto me pasa porque soy Rachel, sencillamente Rachel.